El muro existió y sigue existiendo en las mentes de muchos, es parte de su historia, es más, el desarrollo de Berlín ciudad está muy marcado por este muro. Este muro, o lo que queda de él, se nos muestra hoy como una pantalla-exposición para artistas, es la "Galería del lado Este" creada tras la caída del Régimen Comunista y en donde lamentablemente hoy en día las pinturas se encuentran en franco deterioro.

 La ciudad histórica, dividida en este y oeste por este muro y que hoy aún continúa prácticamente con esta misma división, guarda grandes edificios como aquellos que nos dejó en herencia Schinkel. Los ejemplos del clasicismo no faltan, uno de ellos es el Teatro Schauspielhaus, construido por Schinkel entre 1918 y 1921. El edificio se construyó en el lugar donde ya anteriormente había existido y se había quemado un Teatro hecho por Langhans. Schinkel lo diseñó manteniendo el antiguo muro exterior y el pórtico de columnas (consideraciones exigidas por el rey) y además creó un espacio interior añadido al ya existente para Sala de Conciertos. El resultado fue brillante, una escalinata para acceder al pórtico jónico de entrada flanqueado de estatuas y coronado en su cuerpo central con esculturas, creando de esta forma una majestuosa fachada que llega a ser el elemento central de la plaza. En el interior nos encontramos al norte las salas funcionales, al sur El Auditorio (rediseñado en 1904 en estilo barroco) y en el centro El Teatro para 1200 espectadores. Después de la guerra se reconstruyó fielmente pero el interior se rediseñó completamente colocando un único Auditorio para 1850 espectadores, El "Konzerthaus Berlín".

Este edificio se encuentra en la misma plaza flanqueado a ambos lados por sendos edificios, La Iglesia Francesa (de Louis Cayart) al norte y La Iglesia Alemana (de Martín Grünberg) al sur, que ya existían desde 1701 celebrando entre ambas el mercado. Las cúpulas, similares en ambos edificios, se construyeron entre 1780 y 1785 por orden de Friedrich El Grande siguiendo quizás el ejemplo de La Plaza del Popolo en Roma.

Existen numerosos canales en Berlín, que se cruzan, y en un punto el río Spree forma la llamada "Isla de los Museos",un lugar creado para el arte y la ciencia. En ella podemos ver el Altes Museum de Schinkel (1825-30), al norte de un amplio jardín. Tiene forma rectangular encerrando dos patios interiores y una rotonda central de doble altura que se eleva sobre el resto del edificio. La fachada sur, que mira al jardín, cubre toda su anchura con un pórtico de columnas jónicas detrás de las cuales un muro se abre solo en su parte central (ocupando el espacio entre seis columnas) dando paso al hall donde dos imponentes escaleras se enfrentan para acceder al piso superior.

Presente también en la isla de los museos está el Neues Museum (primer edificio de museo diseñado explícitamente para exposiciones, especialmente colecciones Egipcias, que proximamente reconstruirá David Chipperfield), detrás del Altes Museum, y el Alte Nationalgalerie de August Stüler y Heinrich Strack (1866-76). El Alte Nationalgalerie tiene la forma de un antiguo templo de orden corintio con una alta base y doble escalinata de acceso de forma que es fácilmente visible desde muchos puntos de la ciudad. Detrás de las ocho columnas del pórtico de entrada, un muro con frescos representando la historia del desarrollo del arte alemán, y en el lateral entre las medias columnas adosadas al muro se soportan paneles con los nombres de artistas alemanes.

El último edificio en la isla de los museos es el Museo de Pergamo (Pergamon Museum), construido entre 1912 y 1930 por Ludwig Hoffmann bajo proyecto de Alfred Messel (fallecido antes de que empezara la construcción), para albergar las amplias colecciones de obras de la antigüedad. Hoffmann adaptó el pesado estilo barroco del edificio proyectado por Messel a formas clásicas que crean una transición hacia la arquitectura del Neues Museum y Altes Museum.

Este es el Berlín de los Museos (el del Este), y cerca de esta isla de la cultura se extiende el mercadillo (bazar de libros usados, telas, láminas...). Es el Berlín que nos vuelve a recordar el orden, la organización en una ciudad de grandes avenidas y grandes zonas verdes, de patios con jardines... de calidad al fin.

Cerca del Altes Museum, La Catedral de Berlín, con una historia que se remonta a casi la Edad Media. Desde una pequeña capilla hasta una iglesia y posteriormente, después de muchos proyectos, se construyó bajo diseño de Julius Raschdorff (1894-1905), que por sugerencia del entonces Emperador Wilhelm II redujo significativamente su forma y fue duramente criticado en todos los campos (estilo, liturgia y acustica). La dimensión de la Iglesia es de 114x73 metros. Originalmente la cúpula (con una altura de 75 metros) y las cuatro torres de esquina eran de elaborada decoración pero fue fuertemente dañada durante 1944. Se puede considerar La Catedral y el Reichstag como las principales obras del Barroco de Wilhelm (aunque La Catedral es neo-renacentista en su forma), principalmente por su tamaño y formas.

El Reichstag, el poderoso símbolo del siglo XX alemán, construido por Paul Wallot (1884-94) sobrevivió a la guerra, lo cubrieron, lo restauraron, rediseñaron su interior para poder adaptarlo a congresos y nuevos usos del parlamento alemán (dos patios interiores y en el centro la Sala de plenos) y un nuevo debate centró la atención en la cúpula. Decisión: Nueva cúpula según diseño de Norman Foster (1994-99), accesible para el público, con un restaurante en su base y una terraza a nivel de cubierta de edificio, a la vez que la misma suministra luz natural y ventilación a la cámara de debate debajo de ella. El edificio se nos muestra con dos torres cuadradas en sus esquinas y un pórtico central de columnas con escalinata y cubierto de frontón triangular que mira al Tiergarden.

También mirando al Tiergarden pero desde otra perspectiva está la Puerta de Brandenburg, el más conocido símbolo de la guerra fría, que ha permanecido, debido a la guerra y al Muro, como un monumento aislado. Diseñada por Carl Gotthard Langhans (1789-1791) recuerda Los Propileos atenienses. La puerta tiene cinco aberturas de 11m y separadas por muros que terminan en columnas dóricas. Sobre su entablamento corona una Quadriga con la diosa Victoria (símbolo de paz y abundancia cultural). Alrededor de La Puerta, y originalmente, se alineaba la Pariser Platz con edificios prestigiosos, siendo un punto estrategico en la ciudad situada al final de la gran avenida Unter den Linden. Después de la reunificación, y tras numerosos debates sobre la plaza (si debía o no reconstruirse como originalmente y que el tráfico pasara a través de la Puerta de Brandenburg o si se debía crear un circulo de tráfico alrededor de ella tal como el Arco de Triunfo de París) se decidió mantener las líneas originales de la plaza y los edificios en ella, con pocas excepciones si bien los estilos en los edificios podían cambiarse.

Más allá de ésta, se extiende el Tiergarden, una gran extensión de zona verde, inmenso arbolado, lagos, zoológico, zonas de esparcimiento y no olvidemos los senderos para peatones y carriles de bicicletas. Berlín como ciudad de servicios, altamente moderna y en desarrollo acorde a las filosofías europeas de sensibilización con el medio ambiente, ha desarrollado a lo largo de toda la ciudad y paralelamente a las aceras sus carriles de bicicletas, incluidos semáforos y señalización, de forma que sea posible llegar a cualquier punto de la ciudad por medio de este medio nada contaminante. Realmente es un verdadero placer, y nada caro (10 DM/día, unas 870 Ptas/día), el disfrutar de esta ciudad con sus secuencias de manzanas de piedra y aplacados o de hierro y cristal, y zonas verdes, y con sus secuencias de ambientes bohemios, modernistas, clásicos... y con sus respectivas secuencias de tipos urbanos donde hay incluso "okupas" artistas, con sus locales a medida.

Tenemos zonas para disfrutar del ambiente tradicional alemán como el distrito Nikolai. Este es el centro medieval de Berlín, y es probablemente la joya de la ciudad y donde podemos encontrar el "oso" de Berlín. Durante el 750 aniversario de la ciudad (año 1987) se decidió su reconstrucción manteniendo su significado histórico, de forma que sirviera como referencia del estado original y de las tradiciones de Berlín. Se restauró la Iglesia Nikolaikirche, Patrón de los Comerciantes, la primera y más importante iglesia parroquial en Berlín, lo más fielmente posible, y alrededor de ella se crearon replicas de los viejos edificios, incluyendo viejos pubs berlineses, tiendas y restaurantes tipicamente alemanes. El resultado ciertamente acertado, y que contrasta con el resto de la ciudad, es digno de visitar.

Tambien tenemos otras zonas más bohemias, como los ambientes que se crean en los locales construidos bajo las vías del tren (que cruzan la ciudad elevadas), bohemios encantadores, u otros modernos elegantes. U otras zonas para escaparte del stress diario, como la Orainburguer Strasse, con locales de ambiente, restaurantes a la luz de las velas, ambientes claramente gays o judíos, todo ello visto con los ojos de un turista que no hace sino rodearle de un halo de magia. Las estaciones de tren históricas con motivos Art Decó, el colorido de las fachadas, las tiendas de diseño, los canales, los jardines, el barrio judío, las huellas del movimiento "okupa"... todo contribuye a añadirle encanto a la ciudad. 

Una ciudad que no se separa de su pasado. Y así, al otro lado, en el centro de lo que se llama el Oeste, el Ku´damm, quedan presentes las huellas de la masacre, de los bombardeos. Su centro mantiene en pie las ruinas de una Iglesia a medio destruir (todavía se pueden oír los aviones sobrevolando Berlín). Y allí, a su lado lo que se construyó para dar cabida a la función religiosa ahora desplazada, un conjunto capilla-torre contrapuesto totalmente en estilo y altamente criticado, que valoraba la demolición total de la Iglesia.

 Otros edificios y elementos que conforman el Berlín actual son:

El Ayuntamiento rojo, denominado así por su fachada en ladrillo rojo, fue construido por Hermann Friedrich Waesemann entre 1861 y 1869. Con elementos neo-renacentistas, tres patios interiores y una gran torre central (que recuerda las torres de las catedrales de Laon y Naumburg por el tratamiento con columnas en sus esquinas), se aparta del estilo del clasicismo post-Schinkel y establece un estilo diferente de arquitectura con apariencia de fortaleza. El edificio se corona con una balaustrada y su fachada contiene dibujos de terracotas conteniendo la historia de Berlín. Actualmente es utilizado por el Senado de Berlín.  

Un ejemplo del Barroco en la ciudad es el Palacio de Charlottenburg, construido entre 1695 y 1699 por Johann Arnold Nering y Martín Grünberg, y ampliado en diferentes fases. Presenta una monumental fachada hacia el jardín y el diseño interior de las alas laterales es de claro estilo Rococó. El edificio principal (fuertemente dañado durante la Segunda Guerra Mundial y ahora reconstruido) se utiliza actualmente de Museo. El complejo lo conforman además otros edificios menores que se colocan estrategicamente a lo largo del espacio de los extensos jardines del Palacio como el Belvedere (la casa de té, actualmente un museo de Porcelana) o el Pabellón de Schinkel (la casa de verano). En el conjunto también hay un Teatro construido en 1787-91 por Carl Gotthard Langhans.

Construido en 1896, el puente neogótico construido en ladrillo nos muestra una elegante solución para un entonces moderno sistema de transporte (tren), además de carretera para tráfico rodado. Simboliza la entrada este hacia el histórico centro de Berlín. Sufre diferentes intervenciones a lo largo de su vida, la última en 1996, intervención de Santiago Calatrava, quien une la antigua estructura por medio de un arco central de acero.

La ciudad moderna, con las nuevas obras y la nueva imagen del Berlín del siglo XXI incluye obras como el Museo Judío, del arquitecto Daniel Libeskind, un edificio que entiende y teatraliza toda la historia de la comunidad judía en Berlín. Un documento vivo, un edificio interpretación con unas ideas básicas:

 

- La imposibilidad de entender la historia de la ciudad sin conocer la enorme contribución intelectual, económica y cultural de sus ciudadanos judíos.                  
- La necesidad de integrar psíquica y espiritualmente el significado del Holocausto en la conciencia y la memoria de Berlín.
- La historia de Berlín e incluso de Europa se entiende por el vacío de la vida judía en Berlín.


El museo se estructura en tres ejes, cada uno con su significado, el Holocausto, el jardín exterior representando el exilio y la emigración (con el suelo inclinado el autor busca, y lo logra, provocar en ti desorientación por unos momentos), y se comunica sólo subterráneamente con el edificio existente del Museo de Berlín. Los muros de hormigón armado con sus ventanas rasgadas, y las luces tenues contribuyen a la escenificación y creación de los ambientes deseados por el arquitecto.

La Alexanderplatz comienza a ser el más importante centro comercial y de tráfico del área del Este de Berlín en 1882, cuando se desarrolla la estación de tren S-Bahn urbano, favorecida más tarde por la instalación del mercado central en 1886 y por la estación del metro en 1913. A través de concurso se adjudica a Behrens parte de los edificios en una plaza con gran influencia de las grandes masas de gente que la cruzan (tiendas, restaurantes, oficinas,...). Dañada por la guerra, es a partir de 1960 cuando vuelva a tomar forma, pero perderá carácter al aumentarla excesivamente. Alrededor se fueron construyendo edificios en diferentes fases, entre ellos el Hotel Forum con 123m de altura. En ella se construyó en 1969 el reloj del mundo en un punto central de encuentro. Existe un concurso para demoler gran parte de los edificios en ella y construir 13 torres (Hans Kollhoff), a pesar de la incertidumbre de su realización, si se puede afirmar que esta es la más monumental plaza urbana del interior de Alemania.

La Torre de Telecomunicaciones (1965-69), un hito en medio de la ciudad que se deja ver desde cualquier punto de la misma. Un buen lugar para admirar la ciudad, contemplarla por unos instantes, el tiempo necesario para decidir por donde continuar... Cuenta la leyenda que la altura de 365m se decidió por coincidir con los días del año para que los niños la pudieran recordar, convirtiéndola en la segunda más alta de Europa, después de la de Moscú. La Torre se materializa en hormigón hasta unos 250m y la corona una gran esfera de siete plantas revestida por 140 segmentos de acero inoxidable que producen reflexiones de luz con los rayos solares.

En el centro de todo este desarrollo, y como protagonista principal, podemos encontrar la "Potsdamer Platz". Sus años dorados se remontan a 1920, siendo entonces el corazón de Berlín. Devastada por la guerra, Berlín se divide y reubica ese centro en dos, Alexanderplatz para el Este y Ku´damm para el Oeste. Será tras la caída del muro cuando vuelva a tomar protagonismo.

Por medio de un concurso de ídeas y grandes promotoras ( Sony, A+T y Mercedes-Benz compran la mayoría de los solares ) se empieza a desarrollar de nuevo la zona. Se encargan los trabajos a los arquitectos Helmut Jahn, Giorgio Grassi y Renzo Piano, y otros, se construye una nueva estación de metro que conecta con las ya existentes de tren, incluso una fábrica de hormigones en el área para abastecer la demanda en estos solares de la Potsdamer Platz.

SOLAR A+T

SOLAR SONY

SOLAR BENZ

 

Además se lanzan campañas de publicidad de gran envergadura, construyéndose la Info-Box en Leipziger Platz, un gran contenedor rojo con 1000m2 de exposición que informa sobre las obras y edificios en construcción en la Potsdamer Platz. Aunque este edificio se diseñó para poder ser fácilmente desmontado y trasladado una vez acabe su cometido, se está planteando la posibilidad de que permanezca en el lugar como edificio multifunción o incluso como obra de arte.

 La mayoría de los edificios en Potsdamer Platz son oficinas, aunque también se han incluido cines, restaurantes, tiendas y viviendas para mitigar el posible efecto desértico provocado después de las 18:00h por ausencia de movimiento y de personas.

El proyecto de Sony es quizás el que más llama la atención por tratarse de un gran espacio elíptico exterior cubierto por una gran cúpula de fibra de vidrio alrededor del cual se construyen los edificios albergando trabajo, ocio y vivienda. 

Son muchos los edificios de este nuevo Berlín del siglo XXI, entre ellos, La Filarmónica de Hans Scharoun (1960-1963), cuyas formas acompañan los acordes de forma dinámica y se recubre de paneles amarillos de aluminio (ampliación de 1980).

La Neue Nationalgalerie de Ludwig Mies van der Rohe (1965-68), en cuyo diseño, al contrario que el de Scharoun, la función se subordina a la forma (porque el uso puede cambiar pero los edificios han de durar muchos años). El arquitecto de "Menos es Más" (el lema de Mies) se vale de formas simples, estructuras de acero claras, grandes paños de cristal y uso neutro, a sus intenciones artísticas se adaptan las consideraciones estructurales o ingenieriles, a saber, 8 soportes de acero que recuerdan las columnas del clásico en sus partes, los capiteles son ahora la junta de unión a la cubrición (una gran cubrición prefabricada de gran tonelaje en cuadriculas de 3,60m y 65m de longitud total). Otros elementos de este edificio, hall de 8,5m de altura, interior libre de columnas, o la terraza a la que se abre y bajo la cual y el resto del edificio se encuentra otra parte del museo y almacenes, y todos ellos mostrándonos una arquitectura limpia y clara.

Un edificio rodeado de controversias políticas es el Palacio de la República, construido entre 1973 y 1976 en el solar donde antiguamente se ubicaba el Palacio, que había sido demolido después de la guerra por razones ideológicas. No es tanto por su arquitectura, un edificio totalmente funcional con esqueleto estructural de acero revestido con mármol blanco y paneles de espejo-cristal soportado por carpinterías de aluminio, como por el contenido simbólico del edificio que es el símbolo del GDR, fue sede del partido comunista pero también lugar de encuentro del primer Gobierno de Alemania del Este elegida democráticamente en 1990.

 

La trama urbana nueva en el Berlín que se recompone provoca tentaciones para recrear el pasado, que en la mayoría de los casos sucumben, creando manzanas de casas con patios de indudable valor. La convivencia entre edificios existentes "de siempre" y edificios modernos en Berlín es una realidad, y, lejos de sorprender, el dinamismo, la variedad de las fachadas, su colorido encandila. El Concurso Internacional IBA, sobre todo el de 1979, desarrollando centros residenciales experimentales en los años 80, ayudó a continuar ese desarrollo de la trama de Berlín renovando, con proyectos relativamente pequeños que constituyeron el comienzo del Post-Modernismo en Berlín, con edificios que intentan innovar, que aciertan en muchas ocasiones pero que en más de una vez son centro de criticas. Nos referimos a arquitecturas ya internacionales por conocidas de nombres como Siza, Taut, Rob Krier, Aldo Rossi, Peter Eisenman, Giorgio Grassi, Hans Hollein....

Tampoco hemos de olvidar los grandes bloques de oficinas o los centros comerciales, grandes superficies que ocupan una o varias manzanas y se comunican con pasajes subterráneos, patios interiores y galerías llenas de comercio y restaurantes, donde volvemos a ver patente un gran despliegue de medios y una alta inversión económica. Las más llamativas y conocidas son las Galerías Lafayettes de Jean Nouvel, formando parte del Friedrichstadt-Passage, con una entrada desde la calle hacia un hall donde una cúpula de cristal cónica asciende hacia la cubierta iluminando con luz natural y simétricamente desciende acristalada hacia los pisos bajo rasante, conectando de esta forma todas las plantas del centro. En el Berlín-Oeste también encontraremos este despliegue en forma de gran centro comercial Ka De We y otros, porque poco a poco también el Oeste va ganando espacio para los grandes edificios.

Porque el despliegue de medios es grande en Berlín... y porque es una gran capital típicamente europea, no dejemos de visitar y disfrutar de los diferentes ambientes que conviven en Berlín del siglo XXI.


 

 

 

.:CONTACTO:.              .:VISITAS:.