PRAGA-PRAHA-PRAGA-PRAHA-PRAGA-PRAHA-PRAGA-PRAHA

 

SVITO

LADISLAO

CABALLEROS

I-HISTORIA-. 

SVITO-CASTILLOstaromestske_namesti2La actual capital de la República Checa, Praga, tiene su origen en el año 870 con la fundación del Castillo de Praha, sede de los príncipes checos, lugar que desde entonces ha presidido la ciudad. Habitualmente integrada en un vasto imperio, desde el Sacro Imperio Romano Germánico de época medieval, al Imperio Autro-Hungaro en época moderna, sin embargo siempre orgullosa de ser la capital de Bohemia, y la capital culta por excelencia del pueblo eslavo. Con momentos brillantes, capital del Sacro Imperio a mediados del s.XIV, durante el reinado de Carlos IV, dotándola de la primera universidad de Centroeuropa, o nuevamente en el tránsito al XVII, capital austro-húngara con Rodolfo II Habsburgo, momentos en los que la imagen física, y también "espiritual"de la ciudad adquiere su mayor carácter.

 

A partir de SVITOese momento, la ciudad se oscurece dentro del imperio, preparando en cambio su momento político definitivo, que llegará con el fin de la I Guerra Mundial y el surgimiento de la República de Checoslovaquia como estado independiente a partir del 28.10.1918, y hasta su división "pactada" en las Repúblicas Checa y Eslovaca en 1993. Y entre ambas fechas, el largo periodo de integración en el ámbito soviético, y el intento liberalizador de Dubcek, la primavera de Praga finalizada con la invasión por el Pacto de Varsovia, y provocando el movimiento llamado Mayo del 68, que tan profunda huella dejó en toda Europa occidental, y que aún pervive en la memoria de los praguenses.

 

GENERAL

 II-ARQUITECTURA Y CIUDAD-.

ROMANTICPraga es hoy una pintoresca ciudad, un privilegio para el paseo a pie. Nadie piense que va a encontrar una ciudad llena de grandes y llamativos monumentos, al contrario. Praga es un todo, una belleza como conjunto, edificios, calles, comercio, vida urbana en suma en un entorno histórico y lleno de evocaciones románticas.

 Desde el CCIUDAD1.jpg (2653 bytes)astillo, Praga es una sucesión de agujas, una repetición de estampas religiosas, lo mismo católicas que judias, dos religiones que han convivido desde siempre en la ciudad, y que la han marcado para siempre.

 Más conocida para nosotros si se quiere esa sucesión en el tiempo de imágenes románicas, góticas,judio renacentistas y barrocas, desde la Catedral de S.Vito a Loreto o el Salvador, o los formidables palacios barrocos y los renacentistas jardines del Belvedere. Pero son dignos tambien de reconocer y visitar la ciudad judía, la vieja y la nueva Sinagogas, el Cementerio, espacios inquietantes en su escala y silencio para otras mentalidades, únicos y muy bellos dentro de su propia cultura, puntos de peregrinaje en Europa para los propios judios.

 

 bernard_mucha.jpg (2497 bytes)Y la época moderna, desde la industrialización que hizo desbordar la ciudad amurallada, en un primer ensanche, perfectamente maclado y contínuo respecto a la ciudad vieja, pasando hoy de una a otra sin tránsito aparente, pues en ambas se reinterpreta y reconstruye, se mantiene una continuidad urbana que conforma esa imagen tan propia de Praga. La Exposición Conmemorativa de 1891, y el Jugenstil, modernismo o Secesión en Praga, como queramos llamarlo, son momentos clave en la ciudad, aquel por sus arquitecturas de hierro y abrir nuevos espacios a la ciudad, el modernismo por los magnificos interiores y decoraciones que van desde grandes salones palaciegos, nuevo ayuntamiento, etc, a los magníficos cafés o farmacias que pueden verse por toda la ciudad, sin olvidar a una figura irrepetible, Alfons Mucha, maestro de la imagineria interiorista o del cartel, con museo propio en la ciudad. 

El racionalismo, Jan Kotera o Josep Plecnik, el propio Adolf Loos en Praga, Villa Müller, etc, momentos brillantes y aún recientes, para los que remitimos a Vds a alguna publicación escrita especializada, y que encontrarán profusamente en las librerías de la ciudad.paseo

 Y el periodo soviético, prefabricación, barrios y suburbios masivos y repetitivos, mezclados con la curiosa pervivencia de "ciudades jardin", cientos, miles de casitas unifamiliares llamativas en su sobriedad. Soviético es también el Metro, recordando en varias estaciones al monumentalismo moscovita, como algunas avenidas de porte adecuado para los grandes desfiles, hoy apetecidas ubicaciones para hoteles de ejecutivos camino del aeropuerto.

 Praga hoy pugna por disfrutar de su recuperada libertad y busca su nuevo camino, como en tantos lugares dubitativa entre vías locales y un internacionalismo preñado de americanismos..., difíciles de asimilar al menos.Ginger & Fredfischer

 "Ginger y Fred" o "la Casa que baila", ese singular invento de Frank Gehry para Praga, aplaudido y denostado edificio de metal y vidrio asomándose vacilón o irrespetuoso, como se prefiera, al río sagrado de Praga. Si Vd conoce ya el Guggenheim Bilbao, aquí encontrará una referencia anterior pero cierta, sinceramente creemos que bastante menos conseguida, y desde luego de extraña escala.

 

 

staromestske_namesti

Puente San Carlos

 

 III- ¿QUÉ HACER EN PRAGA?-.

 Praga es una ciudad para cuya primera visita es recomendable contar con 3 ó 4 días libres. Buen calzado, ropa de abrigo y un paraguas en toda época.

rincon ZLATA_KAFKALa ciudad de Kafka, que le venderán en cada esquina, una ciudad para pasear por las calles y rutas más turísticas, y también fuera de ellas, alegre, segura hasta ahora, donde será tratado espléndidamente por unas gentes en extremo amables con el extraño, esforzándose por entenderle y hacerse entender... aunque no espere Vd. la eficiencia occidental sino más bien claras reminiscencias de la herencia o parsimonia "soviética". 

 

Praga es un centro comercial con grandes almacenes, con puestecillos por doquier que le venderán cristal de Bohemisnicolas2snicolasa (no viaje Vd. con furgoneta y dinero a riesgo de no caber a la vuelta en el vehículo), joyería con piedras de granate, porcelanas azul cobalto, juguetes, las preciosas marionetas de Praga muchas veces horrorosamente copiadas, hierro forjado, grabados, gorros, recuerdos del período soviético, cualquier cosa es posible encontrar en Praga. 

Licor Becherovka (ojo, no se toma como un orujo de hierbas al final de la comida, sino como aperitivo) o la cerveza y las cervecerías. Las encontrará por todas partes, magníficas y económicas fórmulas para comer la gran mayoría. La meca de los cerveceros en Praga es UFleku (Ciudad Nueva, calle Kremencova) que elabora su propia cerveza negra desde 1499 a precio sólo para turistas, pero vale la pena una visita.

 Y música, desde el conocido Festival de Música de la Primavera de Praga, en la sala Dvorak, a los cientos de tiendas donde comprar CD’s clásicos o jazz a precios irrisorios para el occidental. Y libros igualmente baratos, si no hay inconveniente con el idioma.

Y por la noche, teatros de marionetas, el inigualable Teatro Negro de Praga, y el jazz. Así es, si Vd. no lo sabía, Praga es hoy casi la capital europea del jazz con docenas de clubs con magníficas actuaciones en directo a diario. Por supuesto discotecas, clubs, cines, etc., y todo aquello habitual en una gran ciudad.

cafe

paso

deco

 Por ello, y por último le recomendamos:

 * Gaste zapatos en la calle.

* El metro funciona muy bien, y podrá adquirir billetes muy probablemente en su propio hotel.

* El tranvía también es eficiente... y tiene ese estilo italiano que hace imposible saber si alguien se ocupa de pedir billete a los viajeros.

* Regatee siempre en sus compras, al menos en tiendas y puestos.

* No coja un taxi salvo que esté de parto y en ese caso acuerde el precio. En otro caso descubrirá que habría sido más barato volar de un lugar a otro de la ciudad en el Concorde.

* Si Vd. tiene teléfono móvil podrá hablar con su casa sin problema desde Praga... y no se sorprenda si es más barato que desde su propio país. Ni Telefónica lo entiende...

¿Una Guía para Praga? Guía para Viajar: Praga, Ediciones Jaguar, precio aprox. 2.000 pts. Visite en la ciudad las Oficinas de Turismo, saldrá con todo tipo de documentación.

 Idioma aconsejable, el inglés, salvo que Vd. hable checo. Y no se moleste en llevar dólares o similar. No vale la pena, y las tarjetas de crédito son aceptadas en todas partes.

 



PRIMAVERA EN PRAGA

Entre la lluvia fina y el azul fantástico del cielo en centroeuropa, el sol reaparece en Praga durante la primavera.

Sobre las torres de iglesias, entre los tejados y pasadizos, la luz y y el viento dibujan conciertos de luz y sonido. Los adoquines reflejan el cielo y desde el fondo de Mala Strana llegan acordes musicales.

Es PRIMAVERA, con mayúsculas, en Praga. Nuevas primaveras que despiertan los sentidos, voraz la ciudad por recuperar los tiempos perdidos en sordas primaveras del viejo régimen que ya nadie quiere recordar.

Por cualquier callejuela o plaza se escuchan sones magníficamente acompasados de saxos y trompetas, de jazz ejecutado por veteranos músicos que tienen también a esta vieja ciudad por el nuevo paraíso del dixie.

Pero, y sobre todo, a partir del 12 de mayo se abre la Primavera Musical de Praga, una larga peregrinación de orquetas, sinfónicas y apasionados de la música clásica, que se alarga durante un mes aproximadamente, y que como todos los años se abrirá en el Palacio Municipal, en Obecni Dum, con Ma Vlast (Mi País), la sinfonía de Smetana que creía que "la vida de los checos, de toda Bohemia, está en la música". Conseguir entradas para ese concierto, es casi ya un acto de afirmación nacional, y pocos son los privilegiados foráneos que lo consiguen. De todos modos, y pasado el acto, se repiten otros conciertos, y la simple visita a este monumento del "art nouveau" checo vale la pena, sala, café, restaurante del sótano, ambientes selectos y diversos, que van de la cava medieval, a los mármoles rojos, decoraciones fantásticas, frescos de Mucha y otros artistas.

La primavera musical se extiende por otras salas, iglesias, espacios públicos, jardines. Al Teatro Nacional, ecléctico y un poco burdo edificio junto al río, y sobre todo al Rudolfinum, auténtico centro musical de este ciclo, junto al barrio judío.

Buscar acomodo puede convertirse en una pequeña pesadilla en una ciudad inundada por el turismo. Conseguirlo, y disfrutar de sus dos horas en el Rudolfinum, puede ser tan gratificante como hacerlo en una iglesia barroca o entre las acacias de los jardines del Monasterio de Loreto.

Pasee la ciudad, disfrute de las callejas solitarias, húmedas, con el lejano sonido de algún saxo, siéntese en las terrazas al sol y si, amigo mío, es usted un caballero agradecido a la vida, disfrutará también con las muchachas que aún están tan encantadas de descubrirse a sí mismas como a las formas de vestir provocadoras de occidente. Señora, usted disfrutará también, ellos, los praguenses, saben también como tratar a la damas, ya desde la primera mirada.

Es primavera, y esto es Praga.

Otras informaciones:

   * RESTAURANTES
   * JAZZ
   * HOTELES
   * CERVECERIAS Y PUBS

VOLVER

 


 

.:CONTACTO:.              .:VISITAS:.