CRETA - KRITI

Diosa 1900 a.J.C.

Colgante 1500 a.J.C.

1-LA CULTURA MINOICA-.

La civilización (en el sentido de nuestra cultura actual), comienza en Europa en un lugar de clima ideal, de gran riqueza y variedad natural, sin embargo protegido por ser isla, y al que sus primeros habitantes llegaron hace unos 8000 años: Creta. Pertenecen al último grupo de la evolución humana, aquel que irá dejando su rastro desde las actuales Etiopía y Yemen, en un arco que llega desde el Asia Menor y a través de las costas del Indico hasta China; y se distinguen de sus predecesores por su sentido de organización social y la especialización individual: conocen la navegación, cultivan la tierra, domestican animales, aún usan herramientas de piedra y viven en cuevas, pero ambas cosas por poco tiempo, tienen un sentido religioso y construyen las primeras edificaciones destinadas a ese fin.  

Vasijas en KnosósHace 4.500 años, la Edad del Bronce alcanza a Creta; mientras por el resto de Europa diversos grupos humanos aún gruñen en sus cavernas, en Creta se cultiva la vid y se conserva ya el vino !que mejor prueba de civilización!, y la cultura urbana será realidad con una dimensión única, hace nada menos que 3.500 años. Hay un cercano paralelismo y una relación cierta entre el mundo minoico cretense y las culturas egipcia y persa, una relación que también los antropólogos han verificado, por la presencia de tipos humanos diversos que aquí confluirán.

En torno al 2.000 a.J.C., la organización social es ya tipo "feudal" y teocrática, con jefes civiles y religiosos en estructura piramidal, a cuya cabeza está el rey de Knosós. Será en el reinado de Minos, que éste impondrá la Pax Minoica, no solo en Creta, sino que conseguirá extenderla a todo el Egeo. Dominan el mar y comercian con egipcios, asirios y todos los pueblos de las costas del Mediterráneo oriental. Es la Edad de Oro de esta cultura, de la arquitectura, de las artes en general, de unas letras que aún nos son indescifrables, y a las que Creta aportó la superación del lenguaje jeroglífico antiguo, sustituido por la escritura tipo lineal.   

Restos palacio ZakronSobre un anterior palacio destruido en algún terremoto hacia el 1.700 a.J.C., se edifica el Knosós mas monumental, con toda una ciudad a su alrededor, en una estructura aterrazada que pudiera tener alguna relación con la mítica Babilonia mesopotámica, como también con los egipcios comparte el gusto por las decoraciones y las simbologías; pero siempre con formas, temáticas y colorido muy propios, y con una dimensión igualmente singular.

 

                

Ala oeste palacio Knosós

Knosós, según Evans

Santuario oeste Knosós

2-KNOSÓS-.

De los grandes palacios construidos en la época, hoy se conocen Knosós, Phaestós, Malia y Zakron como los principales, y en ese orden, junto a otros menores, así como mansiones o grandes casas por toda la isla.

Detalle estructura originalEl principal, pero también el mejor conocido es Knosós, un enorme palacio construido sobre 25.000 m2 de suelo, con 1500 estancias y cuya excavación y estudio se debe al inglés Arthur Evans, entre los años 1900 y 1931, una labor que hoy continúa. De sus trabajos se deduce el tipo general de aquellos palacios, construidos en varias alturas y con distribuciones laberínticas en torno a grandes patios; los sistemas constructivos están ya muy depurados y adaptados, con muros de piedra y pórticos de sustentación en madera, que también se embebe en los muros en una especie de entramado; ello permite ligereza, rapidez, absorción de los movimientos sísmicos frecuentes, y también preservar mejor los frescos pintados, al cortar con los "entramados" horizontales la ascensión de humedades por capilaridad.

 

Entrada norte KnosósSin embargo, quien visite Knosós, debe saber que lo que allí va a encontrar son unas enormes ruinas en extensión, sobre las que se levantan aquí y allá una "reconstrucciones" singulares, debidas fundamentalmente a Evans, que siguen teniendo la fuerza de ilustrar lo que el palacio fue. Digamos que toda la arquitectura "pintada", es una reconstrucción valiente para su época, con uso masivo del hormigón, un material novedoso, barato y seguro cuando Evans se planteó los trabajos, pero poco afortunado realmente, pues no permite reconocer visual ni tactilmente la importancia de la madera en el edificio original: pilares tronco-cónicos minoicos, pórticos y vigas de techumbres, armazones de muros, etc, todo es hormigón, eso sí pintado siguiendo tonalidades originales, rojos, marrones y amarillos.

A Knosós se llegaba ( y se llega) desde el norte, del puerto de Iraklio. En un eje norte-sur, se sitúa el patio central, que divide el palacio en dos sectores, ala este y ala oeste. Básicamente, el ala oeste tenía un uso de almacenes inferiores y planta representativa superior, santuario, recepciones, salón del trono y columnatas y propileos hacia el acceso noble de ese lado y hacia el patio de juegos occidental; el ala este también tenía almacenes inferiores, hacia el norte, y uso de palacio privado en el resto, con sus múltiples dependencias y mirando hacia el río. Al norte se cerraba con dependencias de las funciones "hacendísticas", aduana, acceso a almacenes, etc, además del graderío del teatro en el encuentro entre el camino y el palacio. Y hacia el sur, corredores y escaleras monumentalizadas, soleadas y con vistas al río, al valle, y a la colina de fondo, en lo alto de la que se ubicaba un templo y tumbas sagradas.

Sotanos KnosósOcultos bajo suelos y en muros, el palacio contaba con una elaborada y compleja red de saneamiento y aguas como no se conoce hasta entonces; en los almacenes inferiores (con función de depósitos del "estado"), se guardaban miles de vasijas y cántaras cerámicas con todo tipo de productos, desde grano a aceite o vino, así como la zona del tesoro, talleres diversos, etc. Y en los varios kilómetros de pasillos y corredores, santuarios, salas del trono y dependencias, estaban los frescos, figuras escultóricas de cerámica y vidrio, joyas, etc, lo cual compone uno de los legados mas antiguos y completos llegados hasta nuestros días, recogido la práctica totalidad en el Museo de Iraklio, junto al también importante legado de Phaestós y de otros palacios de la isla. La visita a este Museo es imprescindible.

 

Palacio de la reina KnosósEn todos los elementos decorativos, la presencia de formas de la Naturaleza es una constante, lo cual expresa la relación con la misma de aquella sociedad; y también un sentido mítico muy próximo, minucioso, colorista y festivo; sus diosas de la fertilidad de sexo expresivo, no son nada imponentes, como tampoco su opositor el minotauro, objeto de un espectáculo taurino, por lo demás aún tan cercano a la fiesta de los toros del mundo latino actual...

La cultura minoica muestra un sentido de "racionalización" de la vida, que precede al mundo griego y a su Olimpo de dioses humanizados.

Patio de los escudos Knosós

Sistema constructivo

Escalera ala oeste Knosós

3-Y DESPUÉS DE MINOS...

Costa este, área ZakronEn torno al 1450 a.J.C., el mundo minoico concluye bruscamente. La isla de Santorini revienta en un cataclismo sísmico y volcánico digno de la época de los dinosaurios, y sus consecuencias alcanzan de lleno a Creta. Una lluvia de fuego cae del cielo, que incendia campos y palacios; la madera de sus construcciones no ayuda en este caso, y las vasijas con aceites de sus almacenes se inflaman, mientras los terremotos rematan la catástrofe.

Algunas décadas después, se hace notar la presencia en Creta de los Aqueos, pueblo guerrero indoeuropeo llegado desde la Grecia peninsular, que se asentarán en el anterior mundo cretense y darán lugar a una cultura también importante, la micénica, con base en Micenas (Peloponeso) y que alcanzará desde Sicilia al Asia Menor, Egipto o Siria, y cuya descomposición final abrirá el camino a un nuevo pueblo, los Dorios, cuyo destino será dar a luz a la Grecia Clásica (VI-V s..a.J.C.), heredera de las culturas minoica, micénica y realmente de todas las anteriores culturas del Mediterráneo.

Venecia en IraklioPero después de Minos, cuyo mundo se hace presente por toda la isla, las huellas de las restantes culturas que podemos encontrar destacan en las iglesias bizantinas, o en palacios y fortificaciones durante la época del esplendor de la República veneciana, a comienzos del s.XIII; la huella de sus precedentes los árabes es muy tenue, como también la de los turcos, considerando que su presencia en la isla se prolongó desde mediado el s.XVII hasta 1913, en que Creta se reintegra en Grecia. Y hay ciertas resonancias inglesas que no se corresponden con una dependencia política real; de alguna forma, parece que en Creta el Mediterráneo aporta una vía perenne de comercio y relación, pero también una actitud contemplativa, de ver pasar la historia ajena desde una óptica propia.

 

 

4- LA ISLA

Montes centralesCreta, siendo una de las mas grandes islas del Mediterráneo, es un pequeño continente por la variedad de su geografía, paisaje, agricultura. Sus montes centrales superan los 2.400 m de altitud, y descienden escarpados, formando duros acantilados y playas de piedra en las costas del sur, mientras se entregan en suaves playas de arena al norte; el clima también mas suave de esta zona, hace que sea la más habitada, con mejores infraestructuras y servicios.

 

Iraklio nocturna Recorrer la isla por la costa norte es relativamente fácil, mientras que por el sur una buena parte de las carreteras están sin asfaltar, y el resto son estrechas y peligrosas...lo cual por otro lado no tiene nada de particular. Si usted se considera experto conductor o conductora, Creta es un lugar apropiado para doctorarse: abróchese el cinturón antes de arrancar, no pierda de vista cuantos retrovisores tenga su vehículo y prepárese para aprender como los arcenes o el mínimo ensanchamiento del vial sirven para pilotar a una velocidad cercana al Match2.

 

Playa de las palmerasSi percibe demasiada adrenalina en su flujo sanguíneo, Creta tiene paradisíacas y muchas solitarias playas en las que relajarse: desde la sorprendente pero muy frecuentada playa de las Palmeras, junto a Vaï, en el extremo este de la isla, a recónditas playas al sur, en la zona de Matala, o calas de piedra olvidadas, en la carretera-camino que va de Mirtos a Ierapetra o de Vouvas a Selia, también al sur. Podrá perderse, y con posibilidades altas de jamás aparecer si ese es su deseo, en el extremo suroeste de la isla, en ruta desde Paleohora hacia ninguna parte. Y sin olvidar que toda la costa norte es una sucesión de playas de arena, a elegir a gusto del visitante.

 

Agios NikolaosEl núcleo turístico mas contundente de la isla es posiblemente Agios Nikolaos y su costa hasta Elounda, hoteles en general de clase alta sobre el tranquilo y verde golfo de Miranbelo, y la ciudad mas cuidada de la isla en torno a su canal interior, terrazas, un espacio para el europeo en busca de un lugar tranquilo pero que tampoco puede olvidar la ciudad. Pues si buscamos mas aislamiento, en la costa de Gouves (cerca de Iraklio) o en la correspondiente al golfo de Hania, hay muchos pequeños y bellos hoteles junto a las playas, incluso con piscina en muchos casos, y con precios asequibles. Los campings están extendidos por toda la isla, un poco con el mismo carácter y siempre pensando que la soledad absoluta se disfruta con el mismo criterio que las playas.

Pues siempre la oferta mas amplia la encontraremos en las ciudades principales, Iraklio, Rethimno o Hania, las ciudades mas cosmopolitas, con infraestructura turística e importante vida comercial, e interesantes rutas arquitectónicas:

Puerto de IraklioIraklio, es la capital de Creta, con mas de 100.000 hab, siendo interesantes la Basílica de San Marcos y fuente, la Logia, el Ayuntamiento, el Castillo y murallas, todo ello en relación con la época veneciana, pero también pasear simplemente por las callejuelas de la ciudad vieja, burguesa y de profusa oferta gastronómica y de vida nocturna, juvenil, dinámica, casi en horario continuo al menos desde mayo a finales de septiembre. Rethimno y Hania son poblados medievales de callejuelas y casonas venecianas, destacando la última por haber llegado a segunda capital de la isla, acumulando el mayor legado de mezquitas turcas de la isla, así como profusión de iglesias ortodoxas bizantinas y monasterios, además del palacio Venizelos o el espléndido Mercado, y también con gran oferta de vida nocturna.

Monasterio y molinoCosta norte, MiranbeloResumir Creta en estas limitadas páginas es labor difícil. Conocerla requiere al menos 15 días y un coche (cientos de lugares donde alquilar). En prácticamente todas las ciudades, hay Oficinas de Turismo bien dotadas, lo mismo en personal que en folletos, planos, etc. Únicamente añadir que es aconsejable visitar alguno de los varios monasterios perdidos por la isla, como Gonia en la zona oeste, San Jorge Gorgolianis en la zona central, o Toplós en la oriental. Y también que Creta reúne otras bellezas naturales en el interior indispensables, desde el propio paisaje por carreteras y caminos entre las montañas, el valle de Lasiki, al sur de Malia, con sus 7000 molinos de viento, o el espectacular desfiladero de Samaria, a 43 km al sur de Hania, excavado por las aguas, y visitable en época seca, con apenas 3m de ancho en algunos puntos y paredes verticales que se elevan mas de medio kilómetro sobre nuestras cabezas, un espectáculo natural no apto para personas claustrofóbicas y que tras 18 km desemboca en la playa de Agia Rumeli; Zerisos es otra garganta menor, de 6 km de longitud y a unos 15 km también al sur de Hania. Curiosidad histórica, y poco más, es que aquí ( en concreto en el pueblo de Fódele, a 30 km al oeste de Iraklio), nació un tal Domenico Teotocópulos, mas conocido para la pintura española y mundial como el Greco.

Campo y marSi Vd se decide a visitar Creta, indicarle que puede llegar en algún vuelo charter desde alguna de las principales ciudades europeas. Pero lo más normal, será pasar por Atenas, con la que se enlaza en vuelos a reactor con Iraklio y Hania; también hay vuelos desde y hacia Iraklio (algunos solo en verano), con Tesalónica, Rodas, Santorini, Paros y Kárpatos. Y en barco, desde el Pireo con unas 12 horas de duración, existiendo múltiples conexiones marítimas con las islas del Egeo. Para los amantes de los veleros, indicar que los puertos oficiales son Hania e Iraklio, con autoridad portuaria, Transit-log y talleres de reparación o mantenimiento.

En Creta se sentirá bien atendido, gentes amables donde está ampliamente extendido el conocimiento del idioma inglés, así como el francés, y en menor medida el italiano. Incluso no es demasiado extraño encontrar alguien que chapurrea el español... Comerá espléndidamente desde la universal ensalada griega a verduras de todo tipo, pescados, cabrito, y vinos locales blancos o tintos de buen paladar. Para el nivel de vida en España, la costa norte es barata en general, el sur aún más, y en el interior a veces es inevitable sentirse en la obligación de dejar una buena propina.

Monasterio de Toplós

Salón del trono de Knosós

Interior monasterio

 

Enlaces de Interés:

Ministerio Cultura de Grecia
http://www.culture.gr/2/21/iv-maps/index.html

 

VOLVER

 


 

.:CONTACTO:.              .:VISITAS:.